Behind the Candelabra (Detrás del Candelabro). Opinión

 TAGS:

Si ‘Behind the Candelabra’ se hubiese estrenado en salas de cine diríamos que el Oscar 2014 a Mejor Actor ya estaría decidido: se lo llevaría Michael Douglas por su genial transformación en Liberace, pianista y showman estadounidense que triunfó en las décadas centrales del siglo XX. Pero bueno, por lo menos, él, Steven Soderbergh como director y la TV movie en conjunto se han llevado tres merecidísimos Emmys que tendrán más valor que algunos “tíos Oscar” que se otorgarán el año que viene.

‘Detrás del Candelabro’ no es otra cosa que un producto de esta moda de los biopics parciales, esos que que cuentan determinados momentos de la vida de un personaje, y no su completa existencia. Recientes ejemplos los tenemos en ‘Mi semana con Marilyn’ o ‘Hitchcock’, retazos de la vida de dos mitos.

¿Pero es tan importante esa parte de la vida de Liberace para merecerse un biopic? Sin duda. A pesar de que Soderbergh se centra en los últimos 10 años del personaje, una década es suficiente para verlo en su máximo nivel de popularidad, en su ámbito doméstico, enamorado y despechado, megalómano y miserable.

 TAGS:

Aunque el motor de la historia es Scott Thorson (Matt Damon, dando vida a un amante post-adolescente… ¡lo mejor es que con cuarenta años cumplidos da el pego!) el centro de la misma es un Liberace genialmente retratado tanto por lo que dice como con la relación con sus seres más cercanos: un pesetero representante (Dan Aykroyd), un cirujano sin límites (Rob Lowe) o una madre desdichada (Debbie Reynolds).

A pesar del carisma y magnetismo de Liberace, Soderbergh da mucha cancha a Scott Thorson, motivo sin el cual no tendríamos historia (el biopic se basa en sus memorias). En este sentido es especialmente remarcable una escena en la que Scott, modelado por Liberace y su cirujano para ser una réplica juvenil de su maduro amante, es confundido con el hijo de éste. En ese momento vemos el drama de un joven que gastó los mejores años de su vida en ofrecer amor a alguien que lo escondió e incluso ninguneó en público.

Así, la película no es solo un retrato de personaje, sino el reflejo de una época donde la homosexualidad se vivía en las casas y donde nadie se planteaba la posibilidad de que su gran ídolo fuese gay. Hoy en día nos sorprende que alguien que todo todo hijo de vecino definiría como “locaza” pudiese vivir toda su vida como falso heterosexual. ¿Inocencia de sus fans o auto-engaño para negar lo que entonces se consideraba enfermedad?

 TAGS:

Al acabar de ver ‘Behind the Candelabra’ quedan claras dos cosas: Liberace dejaba bastante que desear como persona, por lo menos en sus últimos años, pero nadie puedo negar que fue un visionario en esto del showbusiness, futura influencia para puestas en escena que ahora nos parecen de lo más normal. Menos mal que hay directores como Soderbergh que, contra viento y marea, se atrevan a contárnoslo… aunque sea en la televisión, debido a la jamás desaparecida mojigatería de Hollywood.

Mi puntuación: 8.5

Facebook Comments
Facebooktwittergoogle_plusmail

También te puede interesar...

2 Responses

  1. Fernanda dice:

    Es un verdadero deleite ver a este par de actores, simplemente maravilloso, hace poco vi esta cinta por HBO GO Chile y me encanto es una lástima que sea tan breve me hubiera gusta ver una serie con esta historia.

  1. 15 abril, 2016

    […] Opinión Me va de Cine […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*