Blue Jasmine. Opinión

 TAGS:

Una mujer rica y caprichosa, Jasmine, se queda sin marido y sin fortuna, por lo que se ve obligada a volver a su ciudad natal a vivir con su poco glamorosa hermana de clase baja; esta es a grandes rasgos la historia de ‘Blue Jasmine‘. Lo que con otro director sería caer en el tópico del rico venido a menos, con Woody Allen resulta uno de los títulos más refrescantes de su filmografía reciente, y es que el maestro neoyorkino sabe sacar punto de cualquier hecho, por banal que sea.

Huyendo de su estilo más dramático, que vimos en sus películas más bergmanianas como ‘Otra mujer’ o ‘Interiores’, Allen ha optado por tejer una trama tragicómica, donde las desgracias de Jasmine (Cate Blanchett) son incontables pero contrastan con la manera más positiva de ver las cosas de su hermana Ginger (Sally Hawkins), mujer sencilla pero que realmente encontrar la felicidad a pesar de los contratiempos de la vida.

Con esta dualidad la película puede navegar estupendamente entre géneros y logra hacernos sentir cierta empatía por la pija y despreciable Jasmine y es que su manera de ser puede estar, hasta cierto punto, justificada.

 TAGS:

Y aquí llega uno de los grandes aciertos de la película, su narración fragmentada. Estamos hartos de ver en el cine narración en dos tiempos, presente y flashbacks, pero pocas veces esta narración fluye tan bien y ha estado tan justificada como en ‘Blue Jasmine’. Durante el metraje, Jasmine y los secundarios hacen referencias al pasado de la protagonista y este entonces aparece en pantalla.

Allen no necesita de ningún recurso estilístico (diferente fotografía, efectos redundantes) para que entendamos que eso es el pasado de Jasmine, un pasado de áticos lujosos, fiestas del alta sociedad e idas y venidas con su marido, un muy acertado Alec Baldwin. Así, los dos tiempos de ‘Blue Jasmine’ transitan sin requerirle ningún esfuerzo a un espectador que disfrutará de una narración excelente y de unos hechos presentes que se entienden gracias a unos hechos pasados y viceversa.

Woody Allen sabe sacar lo mejor de sus actores y ‘Blue Jasmine’ no es una excepción. Cate Blanchett da lo mejor de si misma, siendo capaz de pasar de la euforia a la histeria, de ser una harpía manipuladora a una cornuda manipulada, de resultar despreciable a provocar pena y todo ello sin resultar sobreactuada o cargante. Esta rubia vestida de Chanel que habla sola por la calle podría proporcionarle justamente muchos premios a la actriz, sin duda.

 TAGS:

Pero no solo lo borda Blanchett, sino unos secundarios de lujo. Sally Hawkins nos enamora como Ginger, chica sencilla pero de gran corazón; Alec Baldwin como Hal, hombre de negocios que quedaría que ni pintado como amigo de nuestros empresarios corruptos españoles; o Bobby Cannavale, el novio de Ginger, un chico muy de barrio y con pocas luces, pero con las ideas muy claras.

¿Es, por tanto, ‘Blue Jasmine’ el regreso del mejor Woody Allen? Bueno, quizá no estemos ante un filme cinco estrellas a la altura de sus obras maestras de los 70 y 80, pero sí ante una película que funciona como un reloj, con un guión ejemplar, unas interpretaciones encomiables y unos diálogos que Allen esboza cada vez mejor haciendo que, sin perder su estilo, no resulten para nada inverosímiles, algo que no muchos guionistas son capaces de conseguir.

Mi puntuación: 8

Comentarios de Facebook
Facebooktwittergoogle_plusmailby feather

También te puede interesar...

1 Response

  1. 15 abril, 2016

    […] Opinión Me va de Cine […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*