Crítica de ‘Jurassic World: El reino caído’ de J.A. Bayona

 

Hace ya 25 años que Steven Spielberg emocionó y aterrorizó a toda una generación con el primer ‘Parque Jurásico’. La adaptación de la novela de Michael Crichton planteaba como la ciencia en manos del hombre podía ser un peligro si se jugaba a ser Dios. Ésta se convirtió en todo un referente del género que derivó a un par secuelas algo decepcionantes. En 2015, de manos de Colin Trevorrow, la franquicia volvió a la vida en un film fresco y espectacular, que rememoraba muchos momentos del original, pero sin aportar nada demasiado nuevo, y exenta de la magia de esta.

‘Jurassic World: El reino caído’ dirigida por el realizador barcelonés J.A. Bayona es una película puente de una nuevo trilogía. ¿Se nota la mano del realizador? Pues aunque estamos en un producto 100% mainstream, el director de ‘Lo imposible‘ deja su sello personal, una firma que siempre ha sido, muy de Spielberg, por cierto. Y todo ello pese a un guión que en muchos momentos deja que desear.

Owen (Chris Pratt) volverá a encontrarse con “Blue” 

 

Animales desprotegidos o aberraciones científicas con fecha de caducidad

 

¿Los dinosaurios merecen la misma protección de otras especies en peligro o hay que dejar que mueran? Esta cuestión existencial que propone Ian Malcom (Jeff Goldblum) en su breve aparición, es el punto de partida de la película. Una erupción volcánica amenaza la vida de los dinosaurios habitantes de Isla Nublar, donde la vida se ha abierto camino años después de la destrucción del parque temático “Jurassic World”. Claire y Owen, protagonistas de la primera entrega volverán a la isla con el objetivo de preservar varias especies, especialmente a “Blue”, el velocirraptor adiestrado de Owen.

Si bien la cinta Trevorrow casi resultaba un remake inconfeso de ‘Jurassic Park’, el primer acto de ‘El reino caído’ es casi un calco de la secuela (que ya de por si era todo un “homenaje” a ‘King Kong’) dirigida por el propio Spielberg: ‘El mundo perdido’. Tenemos un grupo de héroes en misión de preservación y unos sospechosos cazadores furtivos capturando dinosaurios a diestro y siniestro que huyen de la corriente destructiva del volcán.

 

Owen y Claire, se jugarán la vida por los “dinos”

 

En esta parte más cercana al cine de aventuras: el CGI brilla, el ritmo es frenético y tenemos las escenas de acción más comunes dentro de la saga. Sin embargo, ya percibimos esa intención del realizador de “humanizar” (si es que se puede usar esta expresión) a unas criaturas que ya teníamos categorizadas como bestias asesinas. Ese momento del brontosaurio a la orilla del mar envuelto en cenizas y con la mirada fija al horizonte casi reclamando auxilio, es una de las escenas que se quedan en la retina y que reflejan ese espíritu pro-animalista del film.

La mansión de los horrores

 

Tras una transición con transfusiones “jurásicas” de por medio… el segundo segmento, es donde la película cambia completamente de tercio, con un tono más oscuro cercano al terror y al suspense. Tenemos a los dinosaurios capturados en el interior de la mansión de un tal Benjamin Lockwood, un millonario que resultó ser la mano derecha de John Hammond en el pasado. Una vez allí, descubrimos los propósitos reales de los captores, con fines tanto comerciales como belicistas.

 

El “Indoraptor”, una nueva y letal criatura Jurásica.

 

Este cambio de registro más “a pequeña escala” sorprende, se hace ameno y es donde Bayona se siente más cómodo, ejecutando virtuosamente las escenas de más puro horror. Sin embargo, el guión de Trevorrow, no está a la altura, poniendo a prueba el límite de la incredulidad del espectador, con una buena cantidad de “Deus Ex-machina” y situaciones de lo más sonrojante.

Cómo en la anterior entrega, con el Indominus Rex, tenemos nueva especie Jurásica, esta vez llamada Indo-Raptor, una bestia construida genéticamente específicamente presentada como un arma de combate letal. Hecho que no será más que un pretexto para convertirlo en un temible “final boss” para nuestros protagonistas.

 

‘El reino caido’ deriva al cine de terror más clásico

 

Un reparto a gran escala

 

Los intérpretes de esta entrega, son numerosos y cumplen como en la anterior. Tenemos a Owen, un Chris Pratt con un personaje que apenas cambia respecto al rol del desenfadado y bravo amaestrador de velocirraptores de la primera entrega. Claire (Bryce Dallas Howard), evoluciona de niña rica capitalista y caprichosa de la primera entrega a toda una valerosa y entregada por la preservación de los dinosaurios (y esta vez…¡sin tacones!).

A los protagonistas se les suman los jóvenes Daniel Pineda y Justice Smith en los papeles de Zia y Franklin, una veterinaria y un informático, que simplemente son pequeñas comparsas que justifican alguna que otra situación con los “dinos”. También tendrá su protagonismo la pequeña Maisie (Isabella Sermon), nieta del millonario Lockwood, porque como todo el mundo sabe, si no hay niños, no es una película de Jurassic Park.

 

Maisie Lockwood (Isabella Sermon) será clave en el último acto.

 

El film cuenta con dos secundarios tan notables como James Cromwell (en el rol del anciano millonario) o Ted Jones, en el papel de Mr. Eversoll, un siniestro personaje que bien parece una parodia del actual presidente de los Estados Unidos (que ya de por sí es una caricatura andante). Aunque suben el nivel general, es una lástima que sus personajes no están mejor trabajados. Otros como Eli Mills (Rafe Spall) como el socio de Lockwood o Ted Levine en el papel del furtivo Ken Wheatley, no son más que antagonistas cuyo nudo y desenlace resulta demasiado obvio.

 

¿Recuerdas la primera vez que viste un dinosaurio?

 

En definitiva, ‘El reino caído’, puede que irrite a los cinéfilos más exigentes pero no decepcionará a los fans más nostálgicos de la saga. Emociones, sustos, efectos especiales, música épica, la acción frenética… son elementos que siguen la estela de la anterior entrega, que revitalizó una franquicia que parecía extinta.

La mirada de niño grande Bayona denota que es un buen alumno de la escuela Spielberg, aportando su personalidad a esta secuela. Pero todo queda un poco emborronado por un libreto que aunque deja caer un mensaje pro-animalista y una ligera crítica anti-capitalista resulta demasiado incongruente y forzado. Todo con el fin de ir a desembocar a una definitiva tercera parte donde se verá si humanos y dinosaurios pueden convivir en armonia, o están destinados a enfrentarse.

 

 

¿Ya las has visto? Puedes dejar tu opinión en nuestra caja de comentarios.

Comentarios de Facebook
Facebooktwittergoogle_plusmailby feather

Un comentario sobre “Crítica de ‘Jurassic World: El reino caído’ de J.A. Bayona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*