Hablamos de… X-Men Apocalipsis

“Las terceras partes nunca son buenas”. Esta frase, tópica donde las haya, la pronuncia uno de los personajes de ‘X-Men Apocalipsis’ en una secuencia de la película. ¿Se ríe Bryan Singer de la tercera parte de las antiguas ‘X-Men’, que no dirigió él? ¿O más bien hace referencia a la película que nos ocupa, que sabe que, la haga como la haga, va a ser criticada? Más bien lo segundo, en un sano ejercicio de autocrítica en una película que, sin ser rompedora, ni mucho menos, va a contracorriente del cine de superhéroes actual.

‘X-Men Apocalipsis’ va a su aire en el sentido que ni está dentro de la macromaquinaria de Marvel y sus fases ni se emparenta con estilo más oscuro (que no más maduro) de la factoría DC. ‘X-Men Apocalipsis’ es simplemente X-Men, en lo bueno… y en lo malo. Y lo malo, aunque solo es un punto, es suficiente para cerrar erráticamente una trilogía con unas dos primeras partes realmente brillantes.

xmen0002

Segunda generación

En lo bueno estamos ante una entretenida película de aventuras, donde toda la parte de presentación y desarrollo de los nuevos personajes funciona de forma efectiva. Las nuevas inclusiones de X-Men son muy acertadas. La Jean Grey de Sophie Turner (popular por ‘Juego de Tronos’) y el Cíclope de Tye Sheriden de no nos hace echar en falta a Famke Janssen y Michael Madsen y Rondador Nocturno (Kodi Smit-McPhee) da el necesario contrapunto cómico a tanta epicidad.

Los nuevos no quitan sitio a los veteranos: Charles Xavier es cada vez más el Profesor X, sabio y paternal, de las viejas ‘X-Men’ y Erik Lehnsherr/Magneto tiene más razones para ser un alma torturada (y eso que LA escena de su película no tiene toda la fuerza que nos gustaría). De hecho, el devenir de sus personajes está realmente bien llevado y cada una de las conversaciones que tienen los dos mutantes entronca perfectamente con su relación en la antigua trilogía de X‘-Men’. Vuelta a ver la primera parte (‘X-Men’, 2000) nos damos cuenta de que ‘Apocalipsis’ funciona realmente como precuela, por lo menos en el conflicto principal, la dualidad de la existencia mutante que representan Charles y Erik.

profesor-x

Lo de Mística, en cambio, es otra historia. La mutante interpretada por Jennifer Lawrence es muy diferente a la que veremos en la primera saga de Singer: de simple esbirra/seguidora ciega de Magneto, entonces, a auténtica heroína con sus propias motivaciones en esta saga. ¿Cambiará el personaje en los 15 años aproximados que separa ‘Apocalipsis’ de la ‘X-Men’ original o simplemente Singer ha optado por no hacer que ambas sagas están relacionadas al 100%? ¿Tendrá algo que ver que la intérprete sea una de las actrices más de moda de la actualidad y hay que darle más metraje? ¿El hecho de que Mística se pase la mayor parte de la película con forma humana y no con su forma azul (de la que, teóricamente, se siente tan orgullosa) es por exigencias del guión o para aprovechar el tirón de la Lawrence? Demasiadas preguntas sin respuesta…

APOCALIPSIS

El Apocalipsis según Bryan Singer

Si los nuevos personajes enganchan, si los de siempre mantienen el nivel, ¿qué es lo que falla? El gran problema de ‘X-Men Apocalipsis’ es… Apocalipsis. Incluso obviando el aspecto algo cómico del villano (a veces la fidelidad estética a los cómics juega en contra) estamos ante un villano poco definido.

El origen de Apocalipsis (considerado un dios en el antiguo Egipto y referente para religiones posteriores) hubiese dado mucho juego, pero el guión de Simon Kinberg lo convierte en el clásico malo de manual, un personaje totalmente plano que convence a sus esbirros de su plan maligno sin demasiado esfuerzo ni razones. De acuerdo, ser un apestado de la sociedad puede ser suficiente razón para que unos jóvenes Tormenta, Ángel o Psylocke se pasen al lado oscuro, pero el espectador, como Magneto, necesita algo más para dejarse seducir por el malo, y mira que Singer lo tenía fácil dándole al papel a un actor del carisma de Oscar Isaac, que con otro guión hubiese creado un villano realmente icónico.

Este aspecto se une a un clímax alargado, aunque esta lacra la sufren muchas películas de superhéroes: las escenas de acción de preparación y transición son un acierto (en este caso, por ejemplo, la estelar aparición de Quicksilver o las escenas en el avión), pero todo va a menos en la batalla final, algo previsible, que solo se salva por cierta secuencia en la que, como no, nuestro querido Charles Xavier tiene un papel clave.

magneto

Héroes humanos y villanos de cartón piedra

‘X-Men Apocalipsis’ podría haber sido un broche de oro a una trilogía con dos excelentes entregas previas, y es que Bryan Singer ha sabido imprimir como nadie carisma y humanidad a sus personajes y ha logrado contar un conflicto serio (las diferentes formas de sobrellevar la identidad mutante) de forma entretenida y con cierto aire añejo. Podría… y es que con el villano Apocalipsis el director ha metido realmente la pata.

Singer tenía un buen actor y un punto de partida interesante, las herramientas necesarias para crear un gran villano, pero en vez de eso optó por hacerlo de cartón piedra y nos privó de uno de los mayores placeres que nos proporciona el cine: amar al villano, querer ser como él, plantearnos, que quizá, es mejor ser el malo que quiere destruir el mundo y no el bueno que quiere salvarlo.

Lo mejor

  • Los nuevos mutantes: bien dibujados y un acierto de casting
  • Los vínculos entre Magneto/Profesor X de la actual trilogía y la antigua
  • Tiene la intensidad justa y no se toma más en serio de la cuenta

Lo peor

  • Apocalipsis, un villano muy desaprovechado
  • La escena clave de Erik Lehnsherr podría haber tenido algo más de fuerza dramática
  • Un clímax alargado, el mayor mal del cine de acción actual

Lee las opiniones de las dos anteriores películas de X-Men aquí:

 

Comentarios de Facebook
Facebooktwittergoogle_plusmailby feather

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*