Diálogo sobre ‘Silencio’, de Martin Scorsese

‘Silencio’ es la película que este 2017 ha estrenado Martin Scorsese, un drama histórico sobre dos sacerdotes jesuitas en el Japón del siglo XVII (Andrew Garfield y Adam Driver) en busca de su mentor (Liam Neeson). Dado que los dos redactores de Me va de Cine salimos con muchas reflexiones tras su visionado hemos decidido empezar un nuevo tipo de opinión algo alejada de las clásicas críticas que solemos publicar en el blog. En forma de diálogo, de opinión a cuatro manos, os vamos a contar nuestras impresiones sobre la película, invitándote a ser la tercera voz de la discordia si crees que puedes añadir algo interesante a la discusión.

ivan-avatarBuenas, Maria. Después del visionado de ‘Silencio’ qué mejor que una buena charla para analizar el último trabajo de Scorsese. Lejos de los excesos y el poderío visual de ‘El lobo de Wall Street’, aquí vemos al realizador neoyorkino muy contenido, sin estridencias, adaptándose a un estilo quizás más “oriental”. Sólo hay que fijarse en el delicado uso que hace del sonido y la iluminación, demostrando una vez más, ser un auténtico camaleón tras las cámaras, ya que desde luego parece completamente deliberado. ¿No crees?

maria-avatarDesde luego, Iván. Scorsese nos ha demostrado una vez más (y van…) que maestros como él hay pocos y que se desenvuelve bien en cualquier género. En el caso de ‘Silencio’ se atreve con un drama histórico de alto nivel, fantásticamente recreado y al que, si hay que ponerle un “pero”, es su falta de emotividad; al menos a mí me ha costado mucho empatizar con los personajes.

Me creo su drama, pero es un drama recreado a distancia, de forma casi documental (aunque, como dices, Scorsese lo hace de forma deliberada, no lo dudo). Además, si en ‘La última tentación de Cristo’ cruzó los límites, en ‘Silencio’ hay la sensación de que no se moja, creo que puede complacer igual a creyentes como a los que no lo son. Aún así es una buena película que invita a la reflexión tras su visionado.

L-R: Andrew Garfield plays Father Rodrigues and Yosuke Kubozuka plays Kichijiro in the film SILENCE by Paramount Pictures, SharpSword Films, and AI Films

ivan-avatarEstá claro, Maria, que desde un punto de vista ateo, resulta un esfuerzo complejo comprender las motivaciones del padre Sebastiao, personaje principal que encarna notablemente Andrew Garfield. Pero es que el guión (de Jay Cocks y el propio Scorsese) es muy escrupuloso en el contexto histórico (como ya nos mostró en ‘Kundun’), situado en pleno siglo XVII, donde la mayoría de la población era creyente.

Precisamente creo que Scorsese pretende abrir una ventana a la reflexión mostrando la contradicciones (y vergüenzas) que presentan las creencias religiosas y el choque evidente entre dos culturas contrapuestas. Por un lado nos muestra un catolicismo anquilosado en busca de nuevos fieles, pero que lejos de comprender y respetar las tradiciones e idiosincrasia de estas personas, se empeña en imponer sus dogmas de fe como una verdad universal, aprovechando las miserias de un pueblo pobre y en busca de esperanzas.

Por otro lado, tenemos al Japón del Shogun (era Tokugawa), que aunque tenía fuertes vínculos económicos con Europa, las autoridades niponas veían el cristianismo como una amenaza de cara a perder hegemonía ante su propia nación. Por eso el filme muestra la persecución, sufrimiento y muerte, tanto de los sacerdotes europeos como de los nuevos adeptos de Cristo. Un actitud arrogante y sádica, algo que choca fuertemente con las raíces no violentas del budismo, filosofía/religión imperante en el país del sol naciente.

maria-avatarComo dices, la actitud violenta de las autoridades japonesas choca con el carácter pacifista del budismo, pero como aún vemos en nuestros días, cuando se interpone la economía o el poder con las creencias, siempre ganan las primeras. Hay que ponerse en la piel de unos y otros para entender lo que significaba la llegada de la amenaza extranjera a un país, hasta entonces, muy poco contaminado de las culturas extranjeras. De hecho, Scorsese muestra muy bien cómo interpretan (o malinterpretan) la religión cristiana los pescadores y campesinos japoneses: por mucho que los sacerdotes jesuitas adoctrinasen con su visión, los japoneses la concebían muy a su manera, dadas sus raíces culturales. Es impagable la cara de Sebastiao (Andrew Garfield) y Francisco (Adam Driver) cuando tras bautizar al bebé de una joven pareja, estos creen que ya están en el Paraíso, ese lugar donde les han contado que ya no les podrá pasar nada malo.

silence-scorsese-5

ivan-avatarAhora que nombras a Adam Driver, creo que está algo desaprovechado; el peso de la trama recae más en Garfield. Y en general, los secundarios, en especial los actores japoneses, como Tadanobu Asano en el rol del traductor, o Issei Ogata en el papel del inquisidor Inoue, podían haber dado mucho más de sí. En cambio estoy más satisfecho con el trabajo de Yosuke Kubozuka, en el papel del aparentemente débil Kichijiro, ya que es un personaje que encarna perfectamente las desdichas de ambas culturas, ofreciendo un matiz hasta cómico a la historia. Caso aparte es el de Liam Neeson, que aunque se le auguraba bastante protagonismo, queda relegado a una aparición, que no llega a ser “Deus Ex”, pero sí muy “kurtiana”.

En este sentido, la trama de ‘Silencio’ me ha recordado en muchos aspectos al ‘Apocalypse Now’ de Coppola, cambiando las selvas camboyanas por los frondosos bosques japoneses. Si te fijas, todo arranca en un viaje en busca de alguien importante, no tanto por quién es, sino por lo que representa. Por el camino, tenemos dolor, desolación y muerte, todo en pos de un encuentro e inevitable confrontación entre dos hombres y sus convicciones, una batalla interna del “yo”, donde entran en juego conceptos como la renuncia, el ego, la solidaridad y la redención. Desconozco si Shusaku Endo, el autor de la novela que adapta ‘Silencio’ tuvo en cuenta ‘El corazón de las tinieblas’ de Joseph Conrad, (la obra que inspira la cinta de Coppola), pero estoy convencido que Scorsese sí, sin duda. ¿Tú qué crees?

maria-avatarEs muy posible, de hecho la idea de ‘El corazón de las tinieblas’ aparece recurrentemente en el cine y la literatura: la búsqueda del compañero perdido no es más que un “mcguffin” para que los personajes recorran un tortuoso camino. La búsqueda de ese personaje hace que los protagonistas se planteen constantemente si merece la pena arriesgar su vida por ir en pos de otro individuo, ya sea por evitarse el sufrimiento o porque quizás serían más necesarios en otro lado. Y de este camino, acabe como acabe siempre sacan una lección valiosa (o la saca el espectador, si los personajes no viven para contarlo).

En otras películas de tono mucho más relajado, precisamente las dos con un “desparecido” Matt Damon, como  ‘The Martian’ (Ridley Scott) o ‘Salvar al soldado Ryan’ (Steven Spielberg), la búsqueda convierte a los personajes en héroes o ejemplos a seguir (tanto a sus salvadores como al personaje perdido). ¿Pero qué tienen de heroicos los personajes de ‘Silencio’? ¿Todas las vidas que se pierden en el camino de la búsqueda del padre Ferreira valen más que la de este personaje?

Esto último me lleva a reflexionar sobre el significado del título de la película. El silencio inunda, sin duda, todo el relato. Tanto el silencio físico, en una película que no tiene ningún tema de música extradiegética (ni tan siquiera en los títulos de crédito) pero no se echa a faltar, como en el silencio que deben mantener muchas veces sus personajes para no ser prendidos o el silencio de Dios, ese Dios del que el padre Sebastiao espera una respuesta para saber cómo actuar.

silence-scorsese-1

ivan-avatarDesde luego, el silencio, está omnipresente en todo el metraje, aunque curiosamente Scorsese lo apuesta todo en la fuerza de la narración y los diálogos, y quizás, queriendo evitar polémicas, resulta algo redundante a nivel discursivo y complaciente con todas las partes. Quizás por ello, aunque estamos delante sin duda, de un gran filme, dudo que sea considerado una obra cumbre en su filmografía. Sin embargo, ha dado para una buen debate, un placer María.
maria-avatar
Un placer como siempre, Iván. Aprovecho para invitar a los que nos hayan leído a que se unan a nuestra conversación. ¿Tienes algo que decir? Déjanos un comentario o pásate por Facebook o Twitter, ¡estaremos encantados de dialogar contigo!

Comentarios de Facebook
Facebooktwittergoogle_plusmailby feather

También te puede interesar...

1 Response

  1. 24 enero, 2017

    […] olvido absoluto de la academia a ‘Animales nocturnos’ y a Martin Scorsese con su ‘Silencio‘. Además han dejado fuera de las nominadas a Amy Adams en el apartado de mejor actriz, en […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*