‘El escritor’. Opinión

 

/wp-content/uploads/2010/04/561929-239325.jpg

Hace cinco años que Roman Polanski no dirigía una película, y lo cierto es que ya teníamos ganas de una nueva ración de su cine. Independientemente de su controvertida vida, hay que reconocer que es un gran director, y es que no son tantos los que pueden presumir de tener en su haber más de una obra maestra, y de Polanski se me ocurren, por lo menos tres (‘La semilla del diablo’, ‘Chinatown’ y ‘El Pianista’).

Su último filme, ‘El escritor’, puede que no entre dentro de esta categoría, pero es sin duda una notable obra, un filme de un género, el suspense, que coge lo mejor de sus leyes no escritas y deja de lado la tendencia que predomina desde hace algunos años, con películas que tienden a las resoluciones infantiles y a un grado alto de condescendencia con el espectador.

Sí, ‘El escritor’ podría definirse como una película de suspense “para adultos”, en el mejor sentido de la palabra. Se deja de artificios, de giros argumentales imposibles, de resoluciones que no hay por donde cogerlas y ofrece un plato para paladares más exigentes.

 

Pierce Brosnan en 'El Escritor'

‘El escritor’ nos cuenta la historia de un negro literario profesional (Ewan McGregor) al que se le encarga escribir las memorias del ex primer ministro británico Adam Lang (un Pierce Brosnan con ciertas similitudes con Tony Blair). El encargo parece fácil, pues antes ya hubo otro negro que empezó el trabajo, por lo que ya hay un borrador del libro. El problema es que este escritor murió de forma repentina, aparentemente suicidándose…

Todo se complica con las acusaciones que recibe Adam Lang de haber apoyado crímenes de guerra durante su mandato, lo hace que deba irse de su casa en la playa y dar explicaciones en Washington. El escritor entonces empezará a descubrir cosas que podrían significar que su predecesor fue asesinado…

‘El escritor’ es la clásica película donde un personaje aparentemente normal se ve involucrado en una trama muy oscura sin quererlo ni beberlo. Así la película se centrará, a partir de cierto punto, en sus pesquisas, en los descubrimientos que va haciendo, y en los peligros que se va encontrando. Todo se centra en el negro literario, dejando de lado al personaje de Lang –aunque después lo recuperemos.

 

Pierce Brosnan y Ewan McGregor en 'El escritor' (2010)
Pierce Brosnan y Ewan McGregor en ‘El escritor’ (2010)

Crónicas de un “negro”

Aunque Ewan McGregor es el protagonista casi absoluto, Polanski se empeña en que no acabemos de identificarnos con él –y si la veis ya sabréis por qué. Y es que, al igual que la segunda Señora de Winter de ‘Rebeca’, no le da nombre, los otros personajes se referirán a él como “el negro”, “tío”, etc… Así su personaje parece una sombra del primer escritor de las memorias de Lang, la mano ejecutora que hará lo que ese pobre desgraciado no pudo hacer, que continuará con sus investigaciones.

Los otros personajes del relato actuarán como vehículos para que pasen cosas. En este sentido es interesante el personaje de la señora Lang, correctamente interpretado por Olivia Williams, así como un Tom Wilkinson que aparece poco, pero por la puerta grande.

 

/wp-content/uploads/2010/04/561929-239326.jpg

Suspense de vieja escuela

Pierce Brosnan está adecuado como ex-primer ministro, y es que se cuenta de él que ganó por ser un gran seductor de la política, papel que al ex-Bond le va como anillo al dedo –se agradece que Polanski le ayude a des-encasillarse-. Por último, creo que está un poco desaprovechado el papel de Kim Cattrall, que podría haber dado para bastante más.

Aunque ‘El escritor’ es un thriller y contiene, como decíamos, los elementos básicos del género, si algo no tiene son momentos de tensión instantánea. Me explico: estamos ante una película pausada –que no lenta- con un tipo de tensión más encubierta; pasa algo y tendrá consecuencias mucho más tarde. En definitiva, excepto un par de momentos más frenéticos, no os esperéis persecuciones, o secuencias agobiantes de “gato y ratón”, esto es pura intriga política, no acción desenfrenada.

Eso se agradece en una película que no busca el espectáculo y aún así logra mantener nuestro interés durante sus más de dos horas de duración. Ayuda, claro está, el buen hacer de Polanski, con una narrativa visual clásica y una atmósfera que aunque realista es enrarecida, algo muy propio de sus películas.

 

Ewan en 'El escritor'

Por el bien del cine, que Polanski no deje de trabajar

Las malas lenguas dicen que ‘El escritor’ podría ser la última película de Polanski, por los problemas legales que tiene el director, que le impiden viajar con libertad. Esperemos que no sea así, pues tengo la sensación que este genial director aún tiene muchas historias interesantes que contarnos y lo demuestra en esta película una vez más, dando otra lección de buen cine sin artificios.

 

Mi puntuación: 8

 

Comentarios de Facebook

3 comentarios sobre «‘El escritor’. Opinión»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *