Hablamos de ‘Capitana Marvel’

Capitana Marvel

Es evidente que en una franquicia tan consolidada como el Universo cinematográfico Marvel pocas cosas quedan al azar, pero sería de necios no reconocer que hasta ahora los personajes femeninos han destacado por ejercer un rol más secundario que otra cosa.

Por eso, seguramente tras el éxito mundial de Wonder Woman (2017) -de su rival Warner/DC-, la casa de las ideas pudo corroborar que la pasión actual por el cine de superhéroes poco tiene que ver con el género y para seguir siendo una apuesta ganadora.

‘Capitana Marvel’ es categoría especial porque se trata de una película de orígenes de personaje en plena fase 3 del (MCU) y 10 años después de que arrancara este mega-serial de héroes. A su vez, temporalmente se sitúa en el primer lugar del cronológico, ya que está ambientada en plenos años 90, pensando en la mejor manera de encajar sin problemas en la saga y aprovechar a la vez el auge de todo lo considerado revival.

Un personaje potente, guión flojo

La trama se inicia con Capitana Marvel, atrapada en medio de una guerra intergaláctica entre las razas Krees y Skrulls, llegando a la Tierra en busca de respuestas sobre su enigmático pasado y como consiguió su poder latente.

Con estas premisas y la apuesta por la protagonista femenina, cuyas chicas puedan identificarse, podrían ser suficientes argumentos para tener una gran película entre manos… sin embargo y pese al correcto trabajo de Anna Boden y Ryan Fleck tras las cámaras, esto no sucede  ya que el guión es bastante anodino, carente de originalidad y sin la chispa necesaria como para mantenernos ya no digo en vilo, sino con un mínimo interés.

Y no es por culpa del trabajo de su actriz protagonista, Brie Larson, -que en contra de lo que pensaban muchos-, sí que aporta cierto carisma que define perfectamente a un personaje dotándolo de un punto picarón, soberbio y no exento de orgullo tal y como en su día lograron trazar Robert Downey jr. con su Tony Stark/Iron Man o incluso más recientemente con Chadwick Bosemangr y su versión de Black Panther.

Capitana Marvel Larson

Una heroína con un pasado incierto

La losa argumental tiene que ver con la propia naturaleza de capitana Marvel, que de un modo un tanto azaroso se le asignan de unos poderes sobrenaturales al máximo nivel, situándola de golpe en las escalas más altas de poder de los superhéroes Marvel de buenas a primeras. De hecho, estamos ante un personaje, que en los cómics –obra original (1968) de Gene Colan y Roy Thomas– tampoco tuvo una relevancia fundamental, ni podemos encontrar una historia en papel que fuera una auténtica “master piece”.

Así pues estamos ante una versión light y femenina de Superman, un ser superpoderoso que lucha por encontrarse a sí mismo, entre vaivenes de recuerdos en forma de flashbacks y confusos encuentros y desencuentros mortales con agentes gubernamentales, y la lucha interplanetaria de Krees y Skrulls -cuyo giro argumental, hay que reconocer que pese a romper con la línea de los cómics, sorprende-.

Pero desgraciadamente ni la historia de Carol Danvers -Vers- resulta atractiva, ni las peleas, persecuciones o explosiones son destacables, ni tienen el “punch” suficiente en este filme. Ni siquiera cuando el personaje desata su potencial, aunque el clímax si es decente y tiene elementos a nivel de ritmo y estructura -ayudados con la reconocible sonoridad de la partitura de Pinar Toprak-  necesarios para volver a conectar.

Capitana Marvel

Un regreso esperado y desafortunado: Nick Fury

Y eso que la protagonista cuenta con la compañía de un veterano como Nick Fury – Samuel L. Jackson notablemente rejuvenecido gracias el CGI-. Su personaje, el encuentro y relación entre ambos, es de lo más afortunado, resultando la parte más “JamesBondnesca” de la cinta, pero…esto queda desdibujado porque aunque estamos ante una versión preliminar del espía implacable y líder carismático que hemos visto en otros filmes de la franquicia, Fury queda denigrado a un rol supuestamente cómico. ¿Es necesario que siempre haya gags forzados y un personaje con estas características en este tipo de películas a estas alturas?¿en serio había que meter al maldito gato?

Pero no solo Jackson está desaprovechado, intérpretes contrastados como Annette Bening o Jude Law tampoco tienen unos personajes demasiado bien construidos, cuando son fundamentales ya que ambos son un pilar importante en el origen y desarrollo de la vida de la protagonista.

Y entrando al trapo en polémicas absurdas ‘Capitana Marvel’ no se le puede tachar ni mucho menos al filme “feminista” -tampoco sería nada negativo, que conste- ya que lejos de la realidad, no vemos campañas tipo “Me Too” ni mensajes descarados en favor del Girl Power en este filme. Es más, en un ejercicio de meta-ficción se podría perfectamente sustituir el rol de género de la protagonista y no afectaría en absoluto a la historia.

Capitana Marvel

Conclusiones finales

Seguramente la potente imagen visual del personaje y la inercia positiva de la ingeniería Marvel jugará a favor de este filme -la reciente llegada de ‘Vengadores: Endgame-, y será un éxito. Además celebramos que al fin Marvel haya dado el paso que dio antes DC con Wonder Woman, aunque en este caso, la fórmula no funcione ni de lejos… igual de bien y sitúe a ‘Capitana Marvel’ entre las cintas más discretas de la casa de las ideas.

 

¿Ya has visto ‘Capitana Marvel’? ¿Qué te ha parecido? Puedes dejar tu opinión en nuestros comentarios.

 

Comentarios de Facebook
Facebooktwittergoogle_plusmailby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*