Hablamos de… ‘Regresión’ de Alejandro Amenábar.

Seis años han pasado ya desde (‘Ágora’) el último estreno de uno de nuestros directores más internacionales, Alejandro Amenábar, que tras la experiencia con una superproducción de nivel, regresa a un terreno más favorable y el que le dió a conocer al gran público: el suspense.

En ‘Regresión’ el realizador español (nacido en Chile), nos lleva de la mano a la América profunda de principios de los 90 a raíz de ciertas noticias que surgieron en la época relacionadas con diversas sectas satánicas. De este modo la trama arranca con un detective investigando un caso de violación y malos tratos, un culpable que no recuerda lo ocurrido y un psicólogo que usa métodos hipnosis que abrirán nuevas vías a una investigación más compleja de lo que parecía en un principio.

 TAGS:undefined

Buscando las semillas del diablo

La premisa aunque no es nueva, es interesante, y permite al realizador de ‘Los Otros’ volver con las obsesiones habituales en su filmografía: la disyuntiva moral/religión, el poder de la sugestión y los juegos mentales. Sin embargo, no encajan del todo bien en el argumento y ya desde el primer acto vemos que la trama no funciona. Más allá de cargar la historia con “tópicos” vistos hasta la saciedad en telefilmes de media-tarde y escenas que nos dejarán cierto aroma de “deja-vú”, los personajes principales naufragan durante todo el relato y resulta complicado empatizar con ellos.

Ethan Hawke, que encarna al detective encargado de la investigación del caso, se esfuerza en mostrar algo de verosimilitud en su papel protagonista pero el devenir de la trama le perjudica hasta tal punto, que acaba cayendo en la sobreactuación. Emma Watson, presunta víctima y pieza clave del conjunto, resulta de todo menos convincente y su interpretación se desmorona en el último acto. Esto acompañado de unos secundarios de lo más estereotipados y que restan más que suman, resulta una evidencia que no existe demasiada profundidad en ningún personaje del reparto.

 TAGS:undefined

Los peligros del poder de la mente

¿Pero no hay nada salvable? Por supuesto… que sí. No le negamos el pan a Amenábar, que configura con buen sentido del ritmo un storyboard visual de lo más aceptable, con una sana pretensión de acercarse a referencias del género cómo (‘La semilla del diablo’ de Polanski o ‘La profecía’ de Donner). De ahí que los elementos de terror se construyan en base a escarbar en las profundidades de la psique humana y las debilidades de la misma. Estos cimientos que proporcionan al filme varias escenas tan plausibles como inquietantes (aquellas donde aparecen los encapuchados); Sólo en esos momentos consigue atraparnos de lleno y confundirnos en el mejor de los sentidos. Mérito que habría que otorgar a un notable equipo técnico donde sobresale la fotografía de Daniel Aranyó y la música de Roque Baños.

Estaremos de acuerdo en que el director de ‘Tesis’ ha destacado más por ser un autor con oficio que con demasiado sello personal, pero lo que resulta (casi) imperdonable (para alguien de su talento y profesionalidad) es que abuse sistemáticamente tirando de clichés y efectismo barato, sobrecargando las escenas de sonido y “trampeando” con recursos narrativos de lo más pobre. Este hecho desemboca en unos giros argumentales donde la piezas encajan con calzador y un (anti)clímax que resulta forzado y estéril. (A uno le da la sensación que estamos ante un guión que ha acabado acorralando a Amenábar).

 TAGS:undefined

Derrota en casa

El resultado final, nos deja un thriller correcto, lleno de buenas intenciones y bien ejecutado, pero que arriesga lo mínimo, con un argumento plagado de lagunas y sin ningun momento especialmente destacable. Quizás el realizador de ‘Abre los ojos’ se ha enredado queriendo jugar el papel de “marionetista” con sus espectadores con el tema de la sugestión, para que nos planteemos al igual que el personaje de Hawke, si lo que estamos viendo es real o una simple y burda invención. Una cuestión que en ambos casos, resulta de sencilla respuesta, por desgracia…

Lo mejor:

-Su sentido del ritmo, aunque pausado, acertado.

-Un par de escenas bastante inquietantes.

Lo peor:  

-Personajes desdibujados y poco verosímiles.

-El uso de ciertas trampas narrativas, abusando de técnicas sonoras para crear tensión.

-Un argumento trillado y con cierto aire telefilmero.

Comentarios de Facebook
Facebooktwittergoogle_plusmailby feather

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*