Sitges 2011: ‘Jane Eyre’. Opinión

 -

Siempre es un buen momento para volver a adaptar a los clásicos. Y si no que se lo digan a Cary Joji Fukunaga, joven director estadounidense que se ha atrevido con un mito de la literatura de todos los tiempos, ‘Jane Eyre’ ¿Qué puede aportar la versión de Fukunaga si ya ha habido antes más de una veintena de adaptaciones en cine y televisión?

Desde luego, ‘Jane Eyre’ no es una versión rompedora de un clásico, pero tampoco se deja llevar por el dramatismo exacerbado de la historia original, a pesar de que es inevitable dado el argumento del libro. ‘Jane Eyre’ de Fukunaga trata con mucho respeto la obra de Charlotte Brontë con una ambientación y diálogos acordes con la época en que ocurre la historia –mediados del siglo XIX. Pero Fukunaga sabe darle su toque de gracia con un halo más gótico, más oscuro, que el de otras adaptaciones de la novela.

 TAGS:Con un inicio muy poético y grandilocuente, que me recordó a una versión desesperada del cuadro del romanticismo ‘El caminante sobre el mar de nubes’, de Friedrich, lo que sigue a la historia es una correcta estructura de flashbacks donde se combina el presente de la protagonista con su pasado, para que entendamos cómo llegó hasta esa situación.

Pero el corpus de la historia –tras la parte más tópica de “pobre huerfanita desgraciada” de su niñez- es su llegada a la casa del señor Rochester, la adaptación a ésta especie de libertad vigilada y, en especial, su relación con el dueño de la casa. Una historia de amor que quizá no entenderíamos que fuera tan imposible en nuestros días –al estilo de ‘Orgullo y prejuicio’, de Jane Austen- pero que si la enmarcamos en su siglo, no hay duda de que resulta totalmente creíble. A ello ayuda un casting muy convincente.

Mia Wasikowska es una Jane de aspecto frágil, pero cuya mirada transmite ese arrojo que la convierte en una heroína del (pre)feminismo. Michael Fassbender, encarna a un señor Rochester impecable, un hombre noble pero de pasado muy oscuro que también sabe mostrar en su interpretación. La química entre ambos es sobre saliente, y es de agradecer que los acompañe la gran Judi Dench y un Jamie Bell que, aunque de papel breve, realiza un muy buen trabajo, confirmándose día tras día como una de las jóvenes promesas británicas de la actualidad.

 -

Parece que se intente justificar la inclusión de ‘Jane Eyre’ en la Sección Oficial de Sitges insistiendo en que, aunque es lo que es, toma cosas prestadas del género fantástico, como el cómo se muestran las ensoñaciones de Jane. Cierto es que hay –pequeños- momentos para la magia, pero son puros recursos estilísticos. Con ello quiero decir que este halo mágico no es lo que más destaca en una adaptación de pulso firme, buenas interpretaciones y un respeto muy grande por el clásico en que se basa. Una película perfecta para los más románticos, entendida la palabra en las dos acepciones del término.

Mi puntuación: 7.5

Comentarios de Facebook
Facebooktwittergoogle_plusmailby feather

También te puede interesar...

2 Responses

  1. 13 abril, 2016

    […] Timberlake, odiosamente impecable. Sin embargo a Mia Wasikowska ya me canso de verla en papeles de post-adolescente de pocas palabras y no me acaba de cuadrar el giro de su personaje, por no hablar de un Robert Pattinson totalmente […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*