Sitges 2015: ‘I Am a Hero’.

Título: I Am a Hero.

Año: 2015.

Pais: Japón.

Género: Acción, Comedia.

Productora: Toho Pictures.

Director: Shinsuke Sato.

Reparto: Yô Ôizumi, Masami Nagasawa, Kasumi Arimura, Miho Suzuki.

 

Existen temáticas dentro del séptimo arte que tienen un público agradecido, y es que los “Z” están en plena efervescencia gracias a productos tan en boca de todos como ‘The Walking Dead’ (tanto en cómic cómo su adaptación televisiva) u otros blockbusters tipo ‘Guerra Mundial Z’.

Aunque también es justo recordar que la semilla del renacimiento del género, que popularizó George A. Romero, llegó en manos de filmes del talla de ‘El amanecer de los muertos’ (2004) de Zack Snyder (remake de ‘Zombi’ del propio Romero) y ‘28 días después’ (2002) de Danny Boyle, ofreciéndonos nuevos conceptos del género, más alejados del terror clásico y apostando por un estilo más dinámico y enfocado a la psicología de los personajes.

 TAGS:undefined

‘I Am a Hero’ adapta un manga de Kengo Hanazawa (co-autor del guión) publicado en 2009 por la revista japonesa Big Comic Spirits y editado en España por Norma Editorial. La trama versa en torno a Hideo, un discreto dibujante de manga que busca el éxito profesional desesperadamente, su vida personal es un desastre y para colmo será testigo directo de cómo estalla una extraña epidemia en Japón que convertirá a los ciudadanos nipones en salvajes y hambrientos zombis.

Sin conocer demasiado la obra original, lo cierto es en que la película sí que se respira cierto aroma comiquero, repleta de situaciones muy pasadas de vueltas (que en el cine japonés podemos ver habitualmente en la obra de Takashi Miike), de hecho la cinta se reivindica a sí misma desde su arranque, despojándose de todo tipo de complejos ante la gran artillería de producción hollywoodiense, regalándonos un plano secuencia espectacular cuando se desata el apocalipsis zombi (que presentan un diseño artístico muy fiel al J-Horror de películas como ‘The Grudge’ o ‘The Ring’) por las calles de Tokio.

Su realizador Shinsuke Sato (autor de las adaptaciones de ‘Gantz’) apuesta por un estilo cómico completamente desmadrado, desprendiendo humor negro y violencia a raudales, muy en la línea de la británica ‘Shaun of the Dead’ (‘Zombies Party’) (2004) de Edgar Wright. Y funciona en gran parte por el buen hacer de su actor principal, interpretado por Yô Ôizumi, un tipo que despierta nuestra simpatía (y empatía) rápidamente por ofrecernos un comportamiento de lo más humano. TAGS:undefined

De hecho el filme juega con el espectador utilizando la imaginación (o alucinaciones según se mire) de nuestro mangaka protagonista para mostrarnos rasgos de su personalidad. Hideo (que se irónicamente se pronuncia igual que “Hero”) no es más que cobarde miserable, un pobre soñador que se ve forzado a cambiar el rol de su día a día y sustituir los lápices por su rifle de caza, un compañero esencial para el viaje que le espera.

La cinta avanza a buen ritmo, y mientras trata de explicarnos el origen del virus, aquí llamado ZQN, decae por momentos en la relación de Hideo con Hiromi, una dulce adolescente que conocerá en su huida, y que aparentemente está infectada, pero que se revelará como un punto clave en la evolución del personaje hasta el final.

En su último tercio, Sato homenajea sin paliativos a la citada ‘El amanecer de los muertos’, o por ende a la original de Romero, con nuestro héroe por accidente entrando en una comunidad de supervivientes y donde pronto se desatará el caos.

 TAGS:undefined

En este punto el filme se vuelve completamente lineal con el único propósito de ser entretenimiento puro y duro, con batallas contra hordas de salvajes zombis que desembocan en momentos de acción desenfrenada semejante a videojuegos tipo ‘Dead Rising’ o ‘Left for Dead’, por haber, tenemos hasta un “curioso” jefe final.

En conclusión, en esta sociedad sobrecargada de producto audiovisual, ‘I am a Hero’ nos muestra la visión nipona de lo que vendría ser el apocalipsis zombi. Una atrevida comedia de aventuras completamente disfrutable y que se puede medir sin problemas a otras superproducciones norteamericanas sin ruborizarse.

Lo mejor:
-Hideo, ese perdedor entrañable que nos cautiva desde el principio.

-Su falta de complejos y las brillantes escenas de acción.

Lo peor:
-En su segundo acto, el ritmo decae un poco.

-El personaje de Hiromi se podría haber explotado más.

 

 

Comentarios de Facebook
Facebooktwittergoogle_plusmailby feather

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*