Sitges 2015: Southbound

 TAGS:undefined

El sur de los Estados Unidos no es un lugar muy recomendable para hacer turismo, o al menos eso es lo que deduzco si echo un vistazo a todas las películas de terror situadas en esa zona del país. De Tobe Hopper a Rob Zombie, muchos cineastas de género han ambientado sus obras en los estados de esta zona, y los últimos para elegirla han sido los cuatro creadores de la icónica ‘V/H/S’, que vuelven a juntarse para aterrorizarnos con otro compendio de historias cortas: ‘Southbound’.

La senda de los pecadores

Si el punto de partida de ‘V/H/S’ era el metraje encontrado (con algunas licencias, todo sea dicho) el nexo de unión de ‘Southbound’ son las historias de carretera, en las que personajes que aparentemente no son trigo limpio huyen hacia delante. Road movie en paisajes casi desérticos del sur de EEUU: con un mix así no hacen falta ni monstruos ni efectos especiales para cagarse de miedo.

 TAGS:undefined

A lo largo de sus 90 minutos, ‘Southbound’ despliega algunos de los tópicos del cine de terror y nos los dispone en pequeñas historias interconectadas. Como la saga ‘American Horror Story’, la película no tiene complejos y en una misma historia corta es capaz de colocar varias temáticas del género sin que estas desentonen demasiado: psicópatas varios (¿lejanos parientes de Leatherface o el Capitán Spaulding?), brujería, integristas religiosos, (no tan) inocentes autostopistas, perfectas familias de clase media con sus secretos…

Entre las cuatro historias que se cuentan en ‘Southbound’ destaca la del conductor que atropella a una muchacha. Es la historia con más humor, pero a la vez la más realista y cruda. ¿Quién no haría lo mismo que hace ese pobre hombre? (y no digo más, para no spoilearos).

Terror resultón

Lo admito, no acabé de entrar en ‘V/H/S’ porque continuamente me planteaba los códigos del metraje encontrado (también me pasa con la saga ‘REC’); su supuesto “realismo” me sacaba de la historia. Afortunadamente no tengo este problema con ‘Southbound’, película cinematográficamentr más convencional (y con más presupuesto).

Cierto es que no todas sus historias funcionan igual de bien y que sus aspectos más sobrenaturales son los menos acertados, pero en conjunto estamos ante una película fresca, entretenida y con momentos inquietantes, aunque no al nivel de hacerte apartar los ojos de la pantalla.

 TAGS:undefined

 

Lo mejor

La ambientación sureña, ¡siempre funciona!

La historia del atropello

Sus directores mezclan temáticas sin complejos

Lo peor

La parte más “fantástica”

En algunos momentos nos gustaría saber y ver más

¿Quieres leer más críticas de las películas que hemos visto en Sitges? Haz clic aquí.

 

Comentarios de Facebook
Facebooktwittergoogle_plusmailby feather

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*