Sitges 2017: ‘Mom and Dad’

“A veces te mataría”. A todos nos ha soltado alguna vez esta lapidaria frase nuestro padre o madre tras una rabieta infantil o una rebeldía adolescente pero, ¿qué pasaría si la amenaza se tornase en real y los progenitores, cual bestias sedientas de sangre, atacasen a su estirpe? Este es el punto de partida de la cinta de terror cómico ‘Mom and Dad’, firmada por Brian Taylor (‘Crank’, ‘Ghost Rider’) y con Nicolas Cage y Selma Blair como padres asesinos protagonistas.

Con un tono pretendidamente paródico desde un buen inicio, ‘Mom and Dad’ es una película de terror sin pretensiones, que empieza como la típica sátira a la familia americana de clase media-alta (padre ejecutivo amargado, madre que dejó su carrera para ocuparse de su familia, hija rebelde e hijo imaginativo) para ir tornando al género del slasher en el momento en que se inicia la “pandemia” que convierte a padres en sanguinarios monstruos.

momanddad

Carly y Josh (Anne Winters y Zachary Arthur), nuestros jóvenes protagonistas, deberán huir de sus padres,en la clásica persecución de gato y ratón centrada en el hogar familiar. Taylor no escatima en tretas de padres a hijos y viceversa, y la apoteosis final llega en el momento en que parecía que las cosas no se iban a complicar más y sí lo hacen.’Mom and Dad’ no es un dechado de ideas nuevas, pero tiene algunas secuencias ciertamente acertadas (muy divertido y tenso un momento en un hospital) que logran mantener nuestro interés casi hasta el final. El problema llega precisamente en el desenlace, cuando la aparición de otros personajes daría para un juego todavía más divertido y macabro. Sin embargo, Taylor corta la función en el momento donde las cosas se podrían poner más interesantes.

Este es el gran defecto de una película en conjunto entretenida, donde destaca un Nicolas Cage muy consciente de en qué se ha convertido, ofreciendo al espectador un festival de muecas. Además, él pronuncia a su mujer en la ficción, Selma Blair, eso que muchos padres dicen pero no piensan: “Cuando nacieron nuestros hijos dejamos de ser Kendall y Brent para convertirnos en Mamá y Papa”. Esta frase no justifica ser unos padres asesinos, pero sí la frustración de esos padres que no saben cómo lidiar con unos hijos por los que matarían… Pero que a veces también matarían.

monanddad

Lo mejor

  • Un par de secuencias de lo más tensas
  • Nicolas Cage no podría estar más sobreactuado (¡y se agradece!)

Lo peor

  • Poco aprovechado el giro narrativo final
  • Podría haber sido aún más salvaje

Lee más crónicas del Festival de Sitges 2017 haciendo clic aquí.

Comentarios de Facebook
Facebooktwittergoogle_plusmailby feather

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*