Sitges 2019: ‘Charlie Says’

Manson con su guitarra y sonrisa seductora rodeado de sus chicas

Parece que Charles Manson y su secta “La familia” vuelven a estar en boca de todos. Este año se ha cumplido el 50 aniversario de los macabros asesinatos ocurridos en la mansión de Roman Polanski en Beverly Hills (Los Ángeles), con la muerte de cinco personas, su esposa, la actriz Sharon Tate, incluida. Suceso que no sólo se muestra (a su manera) en ‘Érase una vez en Hollywood’ la última cinta de Quentin Tarantino, también en la segunda temporada del drama criminal ‘Mindhunter’, el famoso criminal tiene su dosis de protagonismo.

En ‘Charlie Says’ la trama está centrada en las tres chicas que participaron en los crímenes ideados por Manson y fueron condenadas a pena de muerte, y tras la supresión de la misma, a cadena perpetua. Varios años después de los asesinatos perpetrados, una estudiante es asignada a prisión con tal de mostrarles la cruel realidad de las atrocidades que cometieron.

La cinta dirigida por Mary Harron, con guión de Guinevere Turner (basada en el libro de Karlene Faith y Ed Sander) juega en dos líneas temporales, por un lado poniendo el foco con las tres condenadas en prisión: Leslie Van Houten (Hannah Murray), Patricia Krenwinkel (Sosie Bacon) y Susan Atkins (Marianne Rendon) que están cumpliendo condena por los infames asesinatos mostrándo su relación con la activista y feminista Karlene Faith (Merritt Weaver) que dirige clases de educación para adultos y pretender hacer ver a las chicas que lejos de ser un salvador, Manson las manipulaba.

La otra línea nos lleva un tiempo atrás directamente al rancho Spahn, con la llegada y reclutamiento de Leslie (rebautizada como “Lulu”) que nos sirve como hilo conductor para mostrar la vida del clan Manson; sus costumbres, su modus vivendi, las fiestas, las bacanales -que suponían el despertar sexual de muchas de las chicas- y el comportamiento de Manson, como líder de la secta (interpretado por Matt Smith).

Sosie Bacon, Hannah Murray, and Marianne Rendón en Charlie Says (2018)

Dos segmentos bien diferenciados

Si bien el sub-trama en prisión es irrelevante y bastante anodina, quedando en mero recurso narrativo para conocer el devenir de las chicas y su evolución… la historia centrada en el rancho es donde mucho más interesante, gracias en parte a las esmeradas actuaciones de Hannah Murray y Matt Smith. La cinta refleja la realidad de aquel momento, presentando a la comunidad como un auténtico clan sectario, repleto de personas inmaduras y dependientes. Charles Manson, no dejaba de ser un psicótico, un manipulador y músico frustrado con aires de grandeza y que tuvo la desdicha de ser ignorado por Dennis Wilson (componente de los Beach Boys)- hecho que también se refleja en la cinta- y es el desencadenante de los delirios de Manson y la espiral de crímenes perpetrados por “su familia”con la excusa de una ficticia guerra racial.

El Manson de Smith se las da de Mesías, con una sonrisa seductora y una pose de artista cantautor-hippie, pero en realidad se acaba delatando como un farsante, un simple macho-alfa aprovechado y al cargo de “un fiel ejército” de menores de edad, confundidas al que sólo seguían porque veían en él una figura paternal ausente en sus cortas e ingenuas vidas. De hecho, en una de las escenas clave, “Lulu” tiene la oportunidad de huir, pero Manson, con sus habituales juegos mentales, logra disuadirla. Hannah refleja perfectamente las contradicciones encarnando el prototipo de persona inducida por los desvaríos del psicópata.

Tal como sucedía en anteriores filmes de Harron cómo ‘American Psycho’ (2000) – la popular adaptación del libro de Bret Easton Ellis con Christian Bale de protagonista- o el biopic de la modelo y actriz ‘Bettie Page: la chica de las revistas (2005)’, la historia subraya con ahínco las dolencias de un sociedad contaminada por la peor cara del hetero-patriarcado, en este caso, en una época en que el feminismo apenas afloraba.

Las chicas preparan una velada para Manson

Aunque el tema es interesante, el resultado se queda corto

Pero a pesar de esta premisa tan vigente y teniendo un material tan jugoso, el resultado final queda en un tele-filme insípido que se limita a jugar con la ambivalencia verdugo/víctima de sus protagonistas. Ni siquiera, tras la proyección logramos dilucidar si estas obedientes mujeres tuvieron el mismo grado de culpabilidad que su instigador o solo fueron meras herramientas para un vil e infame propósito.

Quizás pueda gustar e interesar por el morbo de aquellos que desconozcan el asunto, pero no ofrece nada nuevo que no hayamos visto ya en los múltiples documentales (ninguno brillante) que existen de uno de los momentos de crónica negra más impactantes e influyentes de la historia de Norte América.

 

 

Comentarios de Facebook

Un comentario sobre «Sitges 2019: ‘Charlie Says’»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*