‘En tierra hostil’ (‘The hurt locker’). Opinión

 

Explosión

Es oportuno hacer un paso atrás y realizar la primera opinión (que no crítica) de nuestro blog ante un film de rigurosa actualidad, sin embargo es necesario decir que para tener una visión correcta del análisis nos debemos ir olvidándonos de todos los premios y nominaciones, sobre todo en forma del archi-conocido amigo Óscar, que ha ido cosechando ‘The hurt locker’. Básicamente porque no resistiría las comparaciones ante otros filmes clásicos de acción-bélica, aunque todos sabemos que desde hace tiempo los premios de la academia americana no buscan ensalzar la calidad de los productos, sino compensar deudas históricas o emitir un mensaje determinado.

Quizás algunas “mentes brillantes” pensaron que en este momento interesaba premiar a “una película que homenajeara a los soldados destinados a Iraq”, y vendernos que sus protagonistas son unos desamparados y valerosos guerreros americanos, luchando en su día a día en el infierno iraquí, cuando la realidad de lo que los muestra el film es otra y es como mínimo discutible que haya en ella el más mínimo juicio moral.

Ese es uno de los motivos por los que no me atrevo a decir que la película no sea recomendable, porque si nos ahorramos toda la propaganda en forma de elogios interesados desde el país norte-americano y conociendo la filmografía de Katheryn Bigelow (‘Le llamaban Bodhi’, ‘Días Extraños’), sinceramente no creo que intente lanzarnos ningún tipo de mensaje pro-bélico o patriótico (la bandera norteamericana solo aparece una vez, y en forma de parche desgastado y polvoriento).

Owen

Una cinta de acción bélica basada en hechos reales

Las alabanzas debilitan un filme ideado sin demasiadas pretensiones (y esperanzas) y con la sana intención de entretener y poner en tensión al querido y respetable público. ¿De que manera? cogiendo y uniendo unos elementos que funcionan en la pantalla grande. La directora utiliza el conflicto post bélico de Iraq, para presentarnos una cinta de acción con tintes dramáticos donde sus protagonistas son una brigada de artificieros dedicados a la desactivación de bombas en Bagdad. No en vano el guión está basado en las experiencias de Mark Boal, un periodista que estuvo en Iraq y acompañó a una de las citadas unidades a fin de escribir una historia que mostrara la realidad de dichos soldados.

Desde el primer momento nos quedamos atrapados en el hilo conductor del filme que no es otro que el de la tensión y el suspense, todo ello excelentemente ambientado y dirigido de manera sobria y calculada en un estilo que roza el documental moderno con la visión introspectiva de un corresponsal de guerra y se asemeja al formato televisivo de la serie de HBO ‘Generation Kill. Un montaje episódico estructurado al milímetro nos enlaza con precisión las misiones de alta tensión con las situaciones más puramente dramáticas, y a pesar de que el conjunto no acaba de ser del todo sólido, es una manera inteligente de mantener al espectador en situación y que no desconecte (valga la ironía).

Sargento Sanborn

Un reparto interesante y una directora consagrada

El filme se mueve alrededor de los tres soldados del equipo de artificieros, el siempre correcto y cumplidor sargento J.T. Sanborn (Anthony Mackie), el joven temeroso especialista Owen Eldidge (Brian Geraghty), pero sobre los dos destaca el carismático personaje del sargento William James (Jeremy Renner), que retrata a la perfección el prototipo de soldado imprevisible, adicto a la adrenalina de la batalla, fugitivo de la anodinidad de una vida familiar y pasiva, donde cada situación de riesgo la vive con cotidianidad, como un trabajo, como un oficio. Ejerce de héroe incomprendido y a la vez, es un hombre contagiado de una enfermedad prácticamente incurable.

La realizadora nos introduce con éxito como testigos en primera persona en el corazón del caos, donde se entremezcla la paranoia del soldado amenazado que se enfrenta a un día a día donde el peligro acecha a cada paso, en rostros que observan, cargados de odio, resentimiento e incomprensión. Veremos, a la vez, una lucha interna donde los miedos afloran con fuerza, y ponen en evidencia las debilidades de unos personajes que a pesar de no ser excesivamente complejos, aportan un mínimo de interés para un film de estas características.

Sargento William James

Adentrándonos en la vida del soldado

En conclusión, nos encontramos un filme de factura técnica impecable y con un dominio espectacular de la escenas de suspense, una historia interesante que decae en algunos pasajes más dramáticos, pero que se mantiene en pie gracias a la intensidad y fuerza en la dirección de una Bigelow que muestra un patrón a seguir para futuros proyectos del género bélico y no pretende dar discursos morales sobre la ocupación americana de Iraq. Simplemente quiere mostrarnos de la manera más objetiva e introspectiva posible la vida de unos soldados en constante peligro y en un territorio verdaderamente hostil.

 

Mi puntuación : 7

 

Comentarios de Facebook

2 comentarios sobre «‘En tierra hostil’ (‘The hurt locker’). Opinión»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *