Sitges 2016: ‘Trivisa’. Opinión

‘Trivisa’ es, en el budismo, el tridente de los tres venenos mortales (el engaño, la avaricia y la ira) , algo así como los 7 pecados del cristianismo. Tiene todo el sentido del mundo que esta película apadrinada por Johnnie To (‘Election’) se titule así pues en ella se nos presentan 3 historias cruzadas sobre tres líderes criminales, con el transfondo del fin del control de Hong Kong por parte del Reino Unido, en 1997.

‘Trivisa’ consta de tres tramas paralelas, dirigidas por 3 directores jóvenes que siguen la estela del maestro To: Frank Hui, Jevons Au y Vicky Wong.  Estas historias no son episodios independientes, sino que se van cruzando entre ellas en un juego de situaciones entre lo crudo y lo grotesco, lo violento y lo cómicos, sin cruzar jamás esa línea de lo inverosímil.

trivisa-2

Las tres caras del crimen

Por un lado conoceremos la historia de Cheuk (Jordan Chan), el líder mafioso que basa su dominio en la extorsión y el secuestro, en la violencia cruda y que, curiosamente, es el más cómico de los tres por la manera en que trata a sus semejantes. Cheuk no esconde lo que es, de hecho lo celebra, con sus atuendos extravagantes, sus sesiones de karaoke delante de empresarios a los que acaba de secuestrar el hijo y sus conversaciones sin tapujos con la policía… saben que pertenece a la mafia pero tiene tanto poder que no pueden hacer nada.

Por otro lado conoceremos a Yip (Richie Chen), un líder con pinta de empresario ejemplar y que usa métodos algo más “elegantes” para conseguir lo que quiere: lo suyo es untar a los poderosos (curiosa la simbología de regalar jarrones de porcelana) y mover todos los hilos posibles para que sus negocios salgan redondos.

Por último conoceremos al líder en las sombras, Kwai (Ka Tung Lam), que a diferencias de Cheuk no solo no alardea de sus fechorías sino que ni sus seres más cercanos las conocen. Este poder en la penumbra hace que sea, sin embargo, tan o más peligroso que los otros dos maestros criminales.

trivisa-6

Tiempos de cambios

‘Trivisa’ se inicia con un momento de gloria de estos tres líderes y se precipita hacia su caída. Los tres jefes tendrán la sartén por el mango, pero ya sea por traiciones o, sencillamente, porque la situación les supera (los hechos políticos de Hong Kong son claves) irán perdiendo su luz, para contaminarse, finalmente, por uno de los tres venenos (codicia, ira y mentira). ¿Sabrán salvar la situación o se apagará su estela?

‘Trivisa’ es una película de ritmo pausado, en la que prima el diálogo sobre la acción, aunque la que hay está más que justificada y nos impacta por su crudeza. Puede que nos perdamos un poco si no conocemos el marco histórico en el que se cuenta pero, aún y así, estamos ante una más que digna muestra de noir asiático en el que no se notan, además, las costuras que provoca que haya sido dirigida por tres directores.

trvisa-4

Lo mejor

  • Cómo muestra las tres caras de una misma moneda
  • Combina bien ritmo pausado con momentos violentos
  • Apenas se notan las costuras de un relato dirigido a seis manos

Lo peor

  • Su gran número de personajes hace que cueste entrar en la trama
  • Ir con la idea de esperar más acción

Puedes leer nuestras críticas del festival de Sitges 2016 haciendo clic aquí.

Comentarios de Facebook
Facebooktwittergoogle_plusmailby feather

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*