Sitges 2010: ‘Encontré al diablo (I Saw the Devil)’. Opinión

Aunque Park Chan-wook no fue el primero, con su trilogía de la venganza consiguió que cada estreno de cine coreano con reminiscencias a sus películas se convirtiese en todo un acontecimiento en el ámbito festivalero. Marcó un camino, no se puede negar, y eso hace que cada nueva película que trate temas parecidos a los que encumbraron a Park sea esperada con gran entusiasmo, y grandes expectativas. Y más si desde el mismo festival donde se proyecta te la describen como la heredera de ‘Old Boy’…y eso es mucho decir.

Cartel 2

 ‘I Saw the Devil’ tenía además la (des)ventaja de estar dirigida por Kim Ji-woon, director que en Sitges entusiasmó (me incluyo) hace dos años con su ‘El bueno, el malo y el raro’ (publicada en DVD en España hace unos días), un remake de la película de título casi homónimo de Sergio Leone, un “kimchi western” a lo grande. Pero si echamos la vista atrás veremos que Kim Ji-woon tiene realmente una filmografía irregular, con una ‘A Bitter Sweet Life’ que se quedaba a medio camino de lo que podría haber sido dentro del cine de gángsters, y muy especialmente con su primer largo de repercusión internacional, ‘Dos hermanas’, cine de terror con niñas inquietantes (eso ya es un género en sí mismo) de buena atmósfera y mejores intenciones, pero que también acaba resultando mucho menos de lo esperado. A ‘I Saw the Devil’ le viene a pasar un poco lo mismo que a estos dos filmes.

Cierto es que ‘I Saw the Devil’ tiene un espectacular arranque. El primer asesinato y posterior hallazgo del cadáver es un alarde de técnica y poesía a partes iguales, y realmente nos dejará los pelos de punta, pues consigue que veamos ese crimen como algo muy cercano. Sin embargo, este ejemplar punto de partida se va diluyendo poco a poco, y es que la historia de este psicópata francamente desagradable (genialmente encarnado por Choi Min-sik) y la caza del novio vengativo de una de las víctimas (correcto Lee Byung-hun en un papel menos agradecido) se queda en mera anécdota sangrienta si nos ponemos a hacer comparaciones con el cine de venganza de otros autores.

El vengador

A pesar de las altas dosis de violencia, de las escenas explícitas de torturas, de toda su hemoglobina, Kim Ji-woon no consigue realmente crearnos ese nudo constante en la garganta, más allá de que sintamos el dolor de una patada en los testículos o un corte en ciertos lugares de nuestra anatomía. Y es que a ‘I Saw the Devil’ le falta un poco más de ambiente malsano pero con transfondo dramático (ese que sí que tenía el inicio), y bastante más profundidad psicológica de los protagonistas. Sabemos que el asesino es despiadado, vemos que el detective no se cortará al ejecutar su venganza, pero nos falta ahondar más en sus (sin)razones y sentimientos, especialmente en las del detective, que se nos quiere acabar mostrando como un monstruo casi a la altura del psicópata…pero algo falla en la construcción del personaje.

A eso no ayuda un exceso de humor, comicidad muy a la asiática que a veces es útil para descargar a la película de ese mal rollo que pueden provocarnos las escenas de extrema violencia, pero que en ‘I Saw the Devil’ aparece en exceso en algunos momentos, especialmente en demasiados instantes de patetismo del personaje de Choi Min-sik cuando empieza a ser la víctima del novio vengador. Esa ejecución de la venganza del “bueno” tampoco es la mejor posible, pues la estructura de “te atrapo, te torturo, te suelto y vuelta a empezar” se repite demasiadas veces, haciendo que el desarrollo de la trama sea previsible y nos llevemos muy pocas sorpresas a partir de cierto momento.

El cazador cazado

A pesar de esto, ‘I Saw the Devil’ tiene sus virtudes, más allá de ese arranque que fascinó a toda la platea. El virtuosismo visual de Kim Ji-woon es de agradecer, su puesta en escena es espléndida, y muestra una plasticidad parecida a la de su colega Chan. Y aunque su guión no es ejemplar por las razones que he citado, tiene ciertos puntos francamente agradecidos, como aquellos en los que el psicópata vuelve a hacer de las suyas, su encuentro con un compañero de “aficiones” o una desconcertante escena de un taxi. Sí, la película remonta un poco precisamente cuando va más allá de la trama de venganza del detective.

‘I Saw the Devil’ es un producto recomendable para los gourmets de la violencia a la asiática y para los que sepan apreciar un buen banquete visual; estos aderezos la hacen un plato de sabor agradable, un filme que se consume con facilidad y con el que nos entretendremos. Ahora bien, si buscamos una película violenta y vengativa con la profundidad psicológica y los dilemas morales de, pongamos de ejemplo, ‘Old Boy’, ‘Sympathy for Lady Vengeance’ o incluso ‘Confessions’ (también vista en Sitges 2010), veremos que el filme de Kim Ji-woon se queda a medio camino, pues en términos de desarrollo de los personajes y de la acción está lejos de estas películas.

Mi puntuación: 6

Comentarios de Facebook
Facebooktwittergoogle_plusmailby feather

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*