Sitges 2016: ‘Beyond the Gates’. Opinión

La exitosa serie de Netflix ‘Stranger Things’ sólo ha confirmado algo que ya era un hecho: el espectador actual del perfil “joven adulto” tiene hambre nostálgica, especialmente de las décadas de los 80 y 90, aquellas en las que creció rodeado de cintas VHS, walkman y meriendas con Nocilla cuando en los canales generalistas había programación infantil. Aprovechando este tirón (o quizás inducido por él), el debutante Jackson Stewart nos presenta ‘Beyond the Gates’, película que se mueve entre el terror naif de esa época (aunque no falte la casquería), el drama y la comedia, si bien no acaba de despuntar en ninguna de los registros.

Ellos también fueron a EGB

El punto de partida de ‘Beyond the Gates’ es muy atractivo para la “generación EGB”: dos hermanos treintañeros tienen que desmantelar el videoclub de su padre desparecido; en él encontrarán un juego de mesa al estilo ‘Atmosfear’, al que jugarán y se convertirá en demasiado real… a ellos se les unirá la novia del hermano mayor.

beyond-the-gates-1

‘Beyond the Gates’ se inicia bien, con unos créditos totalmente noventeros (la música con sintetizadores y la cinta VHS) y la promesa de que estaremos ante una cinta de terror y comedia muy de la época. Craso error. El toque noventero es sólo un gancho, lo que luego nos espera es la típica cinta-ginkana (aquella en el que los personajes deben superar unas pruebas para sobrevivir) donde las normas del juego de terror que da título al filme no están claras (y por extensión, la solidez del guión): ¿Por qué hay una puerta que no da ninguna pista? ¿Por qué uno de los jugadores puede desaparecer de la partida voluntariamente y la conductora del juego (Barbara Crampton, protagonista de ‘Reanimator’, en un personaje al más puro estilo Elvira) no lo reclama? ¿Por qué hay personajes que de repente se vuelven locos? ¿Quién es ese personaje que de repente ataca al protagonista?

Tampoco acaba de ser creíble el drama entre los hermanos, separados por las circunstancias e hijos de un padre infeliz, sobre todo si tenemos en cuenta que ‘Beyond the Gates’ también quiere ser cómica pero sus cuatro chistes apenas nos arrancan una sonrisa. Su humor y su casquería exagerada ya están demasiado vistos en 2016, y al ambientarse la película en la época actual no se justifica su inclusión en plan retro, como si lo hacía en la también muy nostálgica ‘The Final Girls’, bastante más acertada.

beyond-the-gates-2

Mención especial merecen los secundarios de ‘Beyond the Gates’… para mal. Dos de ellos son claves para el desarrollo del juego, pero se nos han introducido con calzador (especialmente el amigo policía) y cuando llega su momento se desaprovechan totalmente.

La buena intención no basta

No se le puede negar a ‘Beyond the Gates’ el ser una cinta simpática, pero eso no basta en un panorama actual donde otras cintas de terror y comedia nostálgica han despuntado mucho más. ¿Qué tiene muy bajo presupuesto? Cierto, pero eso tampoco es justificación en una época  donde otros cineastas han sabido inquietar con una idea muy simple de guión y secuencias que se pueden rodar con un iPhone (recomiendo el corto ‘Selfie from Hell‘, ya me diréis).

‘Beyond the Gates’ tiene buenas ideas, pero un desarrollo poco elaborado, no sabemos si fruto de las prisas o de las simples limitaciones de su director y guionista, por ahora solo cineasta de cortos. Quizás hubiese funcionado como mediometraje al estilo ‘Outer Limits’, pero sin duda en 90 minutos le queda todo grande a su creador, casi tan grande como esos chandals tres tallas mayores que nuestras madres nos compraban en la EGB.

beyond-the-gates-4

Lo mejor

Su gancho noventero (¡y su BSO con sintetizador!)

Barbara Crampton es un regalo para los auténticos fans del terror

Lo peor

Las normas del juego (y por extensión su guión) van cambiando sin sentido

Ni su drama ni su comedia tienen suficiente gancho

Los personajes secundarios podrían haber dado más juego

Lee más críticas de las películas de Sitges 2016 haciendo clic aquí.

Comentarios de Facebook
Facebooktwittergoogle_plusmailby feather

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*