X-Men: Días del Futuro Pasado. Opinión

 TAGS:

La consolidación del poder mutante de Bryan Singer

Tras una temporada de películas basadas en cómics hipervitaminadas, llenas de acción y diálogos pretendidamente ingeniosos, nuestro cuerpo necesitaba una ración algo más adulta de cine de superhéroes. Gracias a los dioses aquí tenemos ‘X-Men: Días del Futuro Pasado’, la secuela del filme de 2011 dirigido por Matthew Vaughn.

Vaughn pasa la batuta a Bryan Singer, que de hecho tenía que dirigir la primera entrega pero sólo la produjo por temas de agenda. Desde luego, se nota que Singer es un viejo amigo de la franquicia mutante (dirigió las dos primeras ‘X-Men’), pues sus ‘Días del Futuro Pasado’ son una notable película sobre estos personajes de Marvel, algo así como la auténtica continuación de sus anteriores películas, y no ‘X-Men 3: La decisión final’, película desacertada y muy lejos de lo esperado -aún recuerdo mi indignación ante cierta escena.

 TAGS:

En busca de Mística

X-Men: Días del Futuro pasado corría un enorme riesgo visto en otras películas de superhéroes: que tanto personaje, tanta subtrama (aquí se entremezclan dos líneas temporales), ofuscase el conjunto y estuviésemos ante un filme difícil de seguir por querer abarcar demasiado. Afortunadamente, a pesar de un cartel repleto de caras conocidas, Singer ha sabido dar a cada personaje el peso justo, y en realidad lo que parecía una película coral vuelve a ser un duelo entre Profesor X y Magneto, que deben unir de nuevo sus fuerzas y talentos para dar con el tercer personaje clave de la trama: Mística, de cuyo destino depende el futuro de los mutantes.

Así, James McAvoy y Michael Fassbender vuelven a bordar sus papeles de líderes mutantes, y están bien secundandos por un Hugh Jackman/Lobezno que da el toque canalla y humorístico a la trama. Jennifer Lawrence como Mística es un personaje clave, aunque no aparece más de lo necesario. Otro personaje que gana enteros es Bestia (Nicholas Hoult), algo más que el “chico de los recados” del Profesor X.

 TAGS:

En lo que respecta a nuevas incorporaciones Peter Dinklage es un correcto villano, pero realmente no tiene ninguna escena de verdadero lucimiento, no así Evan Peters como Quicksilver, que se luce (aunque sea gracias a la obra y gracia de los efectos especiales) en una de las escenas más divertidas y espectaculares de la película. Tiene una intervención corta, pero auguramos que será una de las estrellas de ‘X-Men: Apocalipsis’, el cierre de la trilogía.

¿Qué hay de los “viejos” mutantes? Pues ahí están, pero no son más que meros vehículos para que avance la trama y verlos en buena forma nos reconcilia con ‘X-Men 3’.

La importancia de dejar claras las normas

Algo que exijo en toda película con viajes en el tiempo es que las normas de tales saltos temporales sean claras y coherentes. ‘X-Men: Días del futuro pasado’ lo consigue, buscando una buena excusa para este viaje -los poderes de Kitty Pride- y justificando los cambios que éste producirá.

Esto es gracias a un guión que economiza en giros argumentales innecesarios y que se centra en lo fundamental. Cierto que quedan un par de cabos sueltos -¿qué diferencia hay entre el tiempo real y el del viaje al pasado? ¿qué recuerdos tiene Lobezno tras su viaje?- pero son puras licencias para que la trama avance y no haya que detenerse con excesivas explicaciones.

 TAGS:

Acción, la justa

Como ya ocurrió en la anterior entrega de la saga, ‘X-Men: días del futuro pasado’ no abusa de la acción por la acción. Singer y compañía prefieren desarrollar los personajes y crear conflictos entre ellos y, en todo caso y cuando la situación lo requiera, soltar el arsenal de pirotécnia y escenas espectaculares.

Así, como ‘X-Men: Primera generación’ esta nueva entrega tiene más de película de espionaje y conspiraciones que de cine de superhéroes a lo otra línea Marvel (‘Los Vengadores’ y compañía). A eso ayuda su aire “retro” y sus continuas referencias históricas.

Eso sí, cuando la película se pone más épica también cumple: la escena inicial en el presente, la fuga de Magneto o el lío en la embajada son buenos ejemplos… Curiosamente el clímax del filme es lo que he encontrado más flojo, aunque la cosa se salve a última hora y el desenlace esté a la altura del conjunto.

 TAGS:

Un filme de superhéroes más maduro

‘X.Men: Días del Futuro PAaaso’ es la película de superhéroes del año, incluso para aquellos a los que no les apasiona el género. ‘Thor’, ‘Capitán América’, ‘Spider-man’… en todas hay buena intención y diversión, pero pecan de volcarse demasiado en el fanboy, ya sea al que idolatra al cómic o a aquel que va al cine en busca de unos cuantos estímulos visuales.

Y no, no es que ‘X.Men: Días del futuro’ sea cine de autor, sin duda es puro cine espectáculo, pero, al igual que la trilogía de ‘Batman’ de Nolan, apela no solo al comiquero o palomitero, si no a un público más maduro que exija unas tramas algo más elaboradas y unos personajes mucho más poliédricos que los vistos en la otra gran saga coral de Marvel, ‘Los Vengadores’.

Mi puntuación: 8

Comentarios de Facebook
Facebooktwittergoogle_plusmailby feather

También te puede interesar...

1 Response

  1. 23 mayo, 2016

    […] X-Men: Días del futuro pasado […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*