Hablamos de… Hereditary de Ari Aster

 

En ‘Hereditary’ el realizador Ari Aster debuta en la gran pantalla (como director y guionista) con esta angustiosa cinta que pretende entrar en ese grupo selecto de obras modernas de terror, encabezadas por ‘Insidious’, ‘Expediente Warren’ o ‘It Follows’. Sin embargo bebe directamente de muchas obras clásicas, especialmente ‘La semilla del diablo’, ‘El exorcista’ y ‘El resplandor’. 

Si bien no estamos ante una cinta de terror al uso, sacarla de este género se podría considerar injusto. Teniendo en cuenta que tememos todo aquello que desconocemos, nos amenaza, nos atormenta, nos desvela… Al fin y al cabo ¿El terror es solo sustos?

Atacando los recodos de la psique humana

El film sienta sus cimientos desde el drama, donde la atormentada Annie (excelente Toni Collette): una galerista casada y con dos niños, comienza una etapa en un nuevo hogar tras el fallecimiento de su madre y posteriormente heredar su casa. Con los ecos del famoso hotel Overlook de la obra de Stephen King, el antiguo caserón de la matriarca se convierte en el escenario donde sucederán acontecimientos de lo más extraño. A ritmo pausado y acompasado por una música lúgubre e inmersiva, la trama se retuerce y el relato dramático se va apoderando de un clima de tensión y horror cocinado a fuego lento. Poco a poco se van sucediendo los terribles acontecimientos y la condenada familia se va desmoronando.

 

 

Un diabólico juego de muñecas

La protagonista utiliza sus maquetas no solo como modus vivendi sino también como salvoconducto (escenas de su vida recreadas en miniatura). Son realmente una evasión de una vida atormentada: el sonambulismo, el sentimiento de culpa, el peso de la pérdida, los traumas del pasado o los duros vínculos familiares (en especial los materno-filiales). Elementos con los que el realizador juega a su antojo para llevarnos por un viaje emocional confeccionando su caja de muñecas particular, donde realidad y ficción se balancean sobre un hilo muy fino.

Hay que destacar el trabajo de Toni Collette, que lleva gran parte del film a cuestas, sacando a relucir múltiples registros interpretativos. Pero también son notables las actuaciones de Alex Wolf , Ann Dowd, Gabriel Byrne o la pequeña Milly Saphiro.

Los méritos de ‘Hereditary’ son varios, además de la implicación de sus protagonistas y su áspera puesta en escena, se vislumbra la intención de un realizador novel que pretende rasgar en la conciencia y la suspicacia de un espectador curado de espantos. Es por eso que introduce asuntos recurrentes del horror: los rituales, el espiritismo, las posesiones diabólicas o la pérdida de la cordura pero desde un enfoque ambiguo y confuso, quebrantando alguna ley (no escrita) del género de terror.

Además toma un camino secundario más complejo a la hora de generar miedo (o al menos inquietud) apostando por el horror de la vieja escuela sin necesidad de trucos ni efectismos. Aster simplemente jeuga con el poder de la sugestión y el uso de pequeños elementos: ciertos sonidos o determinados símbolos semióticos que se ven (o eso parece) en pantalla de manera sutil, y que requieren de cierta atención para encontrarles encaje.

 

 

Hereditary planta una semilla aún por germinar

Sin embargo todo se precipita en su último acto, donde la azarosidad del guión consigue mantener el suspense pero a la vez es donde la cinta muestra sus mayores carencias. Es innegable que la propuesta final es aventurada, pero en esa deriva, el film sólo genera más dudas.  De este modo no se acaba de vislumbrar si existe un intención por parte del autor de arrojar una mirada crítica hacia el mundo esotérico, o simplemente una vocación osada de autoproclamarse como legítima heredera directa de algunos de clásicos más míticos de este género (tan denostado como de culto).

 

 

¿Ya has tenido la oportunidad de verla?¿Qué opinión te merece? Puedes dejar tus impresiones en nuestra caja de comentarios.

 

 

Comentarios de Facebook
Facebooktwittergoogle_plusmailby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*